27.4.17

El Minimalismo




La primera vez que escuché del minimalismo pensé en que tenía que deshacerme de todo y quedarme con una silla en la cocina.  De seguro ya has escuchado de este popular estilo de vida y a lo mejor también piensas que trata acerca de mantener una casa vacía.  Aunque es parte del concepto el mantener un espacio "clutter free", el minimalismo va más allá.  

El mismo envuelve una serie de valores tales como:
  • Una vida libre de materialismo. 
  • Reciclaje
  • Ahorro
  • Positivismo
  • Bienestar mental
Si le buscamos la vuelta, es un estilo de vida muy beneficioso.  Desde la economía hasta lo que es el bienestar en general.  Me he dedicado a ver muchos vídeos acerca del tema y sorpresivamente encontré que siempre he sido una minimalista.  Nunca me ha gustado que mi casa se vea demasiado cargada, nunca me ha gustado acumular cosas, siempre trato de tener lo necesario, me encanta el reciclaje y comprar ropa de segunda mano. 

Inclusive, en toda mi vida hice solo cinco amigas que hasta el día de hoy, son mis mingas, hermanas y mis soles.  Calidad, no cantidad.

El minimalismo también te ayuda a entender que las cosas son solo eso, cosas.  Cosas que terminarán siendo polvo que no te llevarás a la tumba. 

Sin embargo, muchos de los que llevan tiempo practicando el minismalismo,  creen que solo debes tener una cosa de cada una; un shampoo, un acondicionador, poca ropa, zapatos, comida contada, etc y lamentablemente se obsesionan en contar cada una de sus pertenencias. 

Esto no es así y lo que provocan es que uno salga corriendo. El minimalismo comienza dentro de nosotros; limpiando nuestra vida de todo lo negativo y de todo aquello que nos pesa.  Luego poco a poco esto comienza a materializarse en nuestro hogar material.

El minimalismo comienza cuando entendemos el valor de todos los seres que nos rodean, de la naturaleza y sobre todo cuando entendemos el valor de una vida simple.  No es contar todo lo que tenemos y hacer una competencia de "yo soy más minimalista que tú" en base a la cantidad de objetos en el hogar y de la ropa que usamos.



He sacado de mi closet varias cosas para donar, pero no creo en que tenga que quedarme solo con dos piezas de cada cosa.  Con ver organizado mi armario y sabiendo que todo lo que hay en él tiene uso soy enteramente feliz.  Aparte, ya no suelo hacer compras con tanta frecuencia, pues me volví una consumidora consciente de lo que implica el maravilloso mundo de la moda. 

Si estás interesado en comenzar este estilo de vida:

1. Comienza con tu mente.  Ponte en orden contigo mismo y luego con los demás. 

2. El resto vendrá por si solo.  No te apresures a botar todo lo que veas a la vista y analiza cada cosa en su justa perspectiva. 

3.  Cuando tengas claro cuales son las cosas que ya no necesitarás, te exhorto a que antes de vender busques a alguien en necesidad que lo pueda necesitar.  Aquí es donde veo un minimalismo con propósito.  Pero como dije anteriormente, analiza cada cosa en su justa perspectiva porque al final solo tú sabes lo que te conviene en ese momento en particular.

Creo firmemente que no hay una manera correcta de ser minimalista porque nuestras necesidades y estilo de vida son totalmente diferentes.   Todos valoramos las cosas de manera distinta.

Les deseo paz, serenidad y todo lo bueno que tiene la vida.

Hasta la próxima,


No comments:

Post a Comment